Pautas para la implementación del Método de Días Fijos
 

El Método de Días Fijos (MDF)

¿Qué es el Método de Días Fijos?

El método de días fijos es un sencillo y eficaz método natural de planificación familiar, basado en el conocimiento de los días fértiles y desarrollado a través de un análisis científico de la duración del ciclo menstrual femenino. El Método de Días Fijos se basa en el hecho de que hay una “ventana fértil” identificable durante el ciclo menstrual femenino (varios días antes de la ovulación y aproximadamente un día después), un tiempo en el cuál puede quedar embarazada. Con el fin de evitar el embarazo, las usuarias evitan el coito sin protección en los días 8 a 19 del ciclo (una fórmula basada en un análisis computarizado de 7.500 ciclos menstruales) [1]. Algunas parejas escogen la abstención durante los días fértiles, mientras otras prefieren usar un método de barrera, por lo general condones. Un collar de perlas de colores, llamado CycleBeads® en inglés y Collar del Ciclo en español, facilita la provisión y el uso del MDF, al ayudar a que la mujer lleve la cuenta de los días de sus ciclos, sepa en qué días es fértil y controle la duración de sus ciclos.

EL MDF es un método científico y moderno que ofrece dos años de protección por pareja (CYP), por usuaria [2]. Aunque es un método relativamente nuevo, se está usando actualmente en más de 21 países en todo el mundo. Los Ministerios de Salud, las organizaciones no gubernamentales, las organizaciones de voluntarios privados internacionales y los grupos de desarrollo lo están incluyendo en sus políticas, normas y servicios. El método ha sido incluido en documentos de pautas para uso de anticoncepción, como Criterios Médicos de Elegibilidad para el Uso de Anticonceptivos de la OMS, y Contraceptive Technology, 18ª Edición, así como en las políticas y normas de numerosos programas gubernamentales y privados.

¿Cómo se desarrolló el MDF?

El Método de Días Fijos fue desarrollado por el Instituto de Salud Reproductiva de Georgetown University con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Durante el desarrollo del método, los investigadores:

  • Identificaron los días 8 a 19 como la probable ventana fértil, teniendo en cuenta la fisiología reproductiva humana, la vida útil del gameto, la probabilidad de embarazo en días diferentes, con respecto a la ovulación y la probabilidad de ovulación en días diferentes del ciclo, con respecto al día del punto medio.
  • Luego se diseñó un modelo computarizado para evaluar la eficacia de la ventana fértil de los días 8 a 19 e identificar para quienes sería adecuada. Se aplicó el modelo a los datos del ciclo menstrual de un gran número de estudios publicados y a un gran conjunto de datos de la Organización Mundial de la Salud. El análisis confirmó que evitar el coito sin protección durante los días 8 a 19 proporcionaba la máxima protección para mujeres con ciclos menstruales entre 26 y 32 días de duración (78% de los ciclos están en este grupo), a la vez que se minimiza el número de días en que se debe evitar el coito sin protección.
  • Se realizó un estudio clínico para determinar su eficacia en el uso real. El estudio incluyó cerca de 500 mujeres en tres países: Bolivia, Perú y las Filipinas, quienes usaron el método hasta por un año. El estudio siguió los procedimientos internacionales reconocidos que se usan en los estudios de eficacia para todos los métodos modernos de planificación familiar.
  • Los estudios de seguimiento efectuados en los sitios de ensayo clínico analizaron la continuación del método al concluir este ensayo.
  • En los sitios donde se introdujo el MDF se llevaron a cabo estudios de investigación. Estos estudios examinaron la aceptabilidad del método para proveedores y usuarios y la factibilidad de ofrecer el método, así como su eficacia en un ámbito típico de prestación de servicio.

Fundamentos científicos del MDF

El MDF se basa en la fisiología reproductiva. Una mujer es fértil aproximadamente cinco días antes de la ovulación, además del día de la ovulación. Esto se debe a que el espermatozoide permanece viable aproximadamente cinco días en el tracto reproductivo de la mujer, y el óvulo puede ser fertilizado hasta 24 horas después de la ovulación.

Si una mujer tiene relaciones sexuales sin precaución seis o más días antes de ovular, la probabilidad de quedar embarazada es prácticamente nula. Si tiene relaciones sin protección cinco días antes de ovular, su probabilidad de embarazo es cercana a 5%. Su probabilidad de embarazo crece en forma constante hasta los dos días anteriores a la ovulación. Si tiene relaciones sexuales sin protección en cualquiera de estos dos días, tiene un 25 a 30% de probabilidad de quedar embarazada.

A partir de este punto, la probabilidad de embarazo declina rápidamente. Entre 12 y 24 horas después de ovular, una mujer ya no puede quedar embarazada durante ese ciclo.[3]


Probabilidad de embarazo por tener
relaciones en los días próximos a la ovulación

Al usar el MDF también es importante calcular la fecha de la ovulación durante el ciclo menstrual, la cual ocurre aproximadamente hacia la mitad del ciclo menstrual, especialmente en mujeres de ciclos regulares. Aproximadamente en 89% de los ciclos la ovulación ocurre 3 días antes o después de la mitad. Por tanto, la “ventana” fértil de una mujer (los días del ciclo menstrual en que puede quedar embarazada), comienza hasta cinco días antes de la ovulación y dura hasta 24 horas después de la ovulación.


¿Qué tan eficaz es el MDF?

Con el fin de establecer la eficacia anticonceptiva del MDF, se efectuó un estudio de eficacia prospectivo y multicéntrico en Bolivia, Perú y las Filipinas, con la participación de 478 mujeres de 18 a 39 años de edad.

Los resultados del estudio señalaron que para las mujeres que tengan ciclos de 26 a 32 días de duración, el MDF tiene una eficacia de más de 95% con uso correcto y más de 88% con uso típico [4] (los cálculos de uso típico incluyen a mujeres que tuvieron coitos sin protección durante los días fértiles, así como aquellas que no). Esta eficacia es similar a la de la mayoría de los otros métodos que dependen del usuario.

Fracaso anticonceptivo de los métodos
controlados por los usuarios

% de mujeres que quedaron
embarazadas durante el primer año de uso

 
Uso correcto
Uso típico
Ningún método
85
85
Espermicidas
18
29
Diafragma
6
16
Condón
2
15
OC
.3
8
Método de Días Fijos
5
12

Adaptado de Contraceptive Technology, 18a Edición, 2004.

Por lo tanto, el MDF proporciona una significativa protección contra embarazos no programados y es bien aceptado por las parejas en una amplia gama de entornos. El método fue usado correctamente en casi 97% de los ciclos. Otros estudios realizados en varios países han dado por resultado tasas similares de fracaso entre usuarias típicas. [5]

¿Cómo se usa el MDF?

En muchos programas el MDF se usa en conjunción con el collar del ciclo, una herramienta visual que permite a las mujeres que usan el MDF llevar la cuenta de sus días del ciclo, identificar si son fértiles ese día y controlar la duración del ciclo.

Instrucciones para usar el collar del ciclo

  • Para llevar la cuenta de sus días fértiles, la mujer mueve el anillo de goma sobre una perla cada día. El día que comienza su menstruación, mueve el anillo a la perla roja y marca ese día en su calendario. Con el fin de prevenir el embarazo, evita las relaciones sexuales sin protección cuando el anillo está sobre una perla blanca. En los días de perlas marrones el embarazo es muy improbable. El día que comienza su próxima menstruación, salta sobre cualquier perla marrón restante y pone el anillo en la perla roja que indica el comienzo de un nuevo ciclo.
  • Para controlar la duración de su ciclo, la mujer sabe que si su menstruación comienza antes de mover el anillo a la perla marrón oscuro, su ciclo es de menos de 26 días. Si su menstruación no le llega al día siguiente de haber movido el anillo a la última perla marrón, su ciclo es mayor de 32 días. Si tiene un ciclo de menos de 26 días o de más de 32 días, más de una vez al año, el MDF no será el indicado para ella y se le deberá aconsejar que use otro método.

¿Quién puede usar el MDF?

El MDF es adecuado para muchas mujeres, pero al igual que todos los métodos de planificación familiar, no es apropiado para todos los que quieran usarlo. De acuerdo con "Criterios Médicos de Elegibilidad para el Uso de Anticonceptivos”, de la OMS, (2004), el MDF no tiene efectos negativos sobre la salud femenina. [6]

Como se indicó antes, el uso exitoso del MDF exige que las mujeres tengan ciclos menstruales regulares de 26 a 32 días de duración. Dado que el uso exitoso del MDF involucra el uso de condones o la abstinencia sexual en los días 8 a 19 del ciclo, la pareja de la usuaria debe participar también. Las mujeres que tienen más de un ciclo fuera de este margen en un año, no deberían usar el MDF para prevenir el embarazo, puesto que el método será menos eficaz para ellas.

Al igual que la mayoría de métodos de planificación familiar, distintos de condones, el Método de Días Fijos no protege contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y VIH/SIDA.

¿Es apropiado el MDF para mujeres jóvenes o parejas recién casadas?

Los estudios de investigación demuestran que las mujeres jóvenes y las parejas recién casadas pueden usar en forma eficaz el MDF. Según las investigaciones, las mujeres más jóvenes tienen relaciones sexuales más a menudo y es probable que lo hagan con más frecuencia durante los días fértiles, pero usan más protección complementaria en esos días que las mujeres de más edad. Como resultado, no hubo diferencia estadística en las tasas de embarazo entre mujeres jóvenes, comparado con mujeres mayores. Lo más importante para que el uso del MDF sea eficaz es que las mujeres tengan ciclos regulares y que puedan ser capaces de comunicarse con sus parejas sobre la manera de proceder en los días fértiles. Las mujeres más jóvenes pueden tener ciclos muy irregulares. Pero 3 ó 4 años después de su primera menstruación, la mayoría de las adolescentes tienen ciclos bastante regulares y en ese momento el MDF puede ser apropiado para ellas, si cumplen con los requisitos de selección [7].

¿Es necesario que las mujeres tengan educación o instrucción básica para usar el MDF?

Los estudios del MDF llevados a cabo en Latinoamérica, Asia y África demuestran que las mujeres con muy poca educación y aquellas que no pueden leer o escribir son capaces de usar el método con tanto éxito como las mujeres que tienen educación avanzada. Sin embargo, en esos casos es probable que se requieran materiales preparados especialmente y más tiempo de consejería [8].